Neurosis, Sobibor, Perpetual Witness y Firewings en vivo:


TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN AL METAL

Por: Javier Barrero

lemuroculto@letraoculta.com

Una interesante mezcla de metal se reunió el sábado 11 de junio en el parqueadero de la 8va con 17. Por los lados del Heavy Metal Perpetual Witness, estrenando su cd debut “Thirsty of Victory”, el metal melódico estuvo representado por Firewings, el Thrash ochentero por Sobibor y el Thrash Death por las leyendas nacionales Neurosis, banda que acaba de regresar de su gira “Destrozando Creencias” por parte de Venezuela y varias ciudades colombianas.

Pasadas las 8 Sobibor empezó el toque, después de su participación en el concierto de los germanos Destruction y de presentarse en Cúcuta con excelentes comentarios, Rebelion, Warrior y Cyclonhell demostraron que tienen gran nivel. Canciones como “Carne”, “Revelaciones de fin de milenio”, “Cae la Noche” y las nuevas que harán parte de su cd debut, llegaron bien al público, que por ese momento llegaba a 200 personas más o menos.

50 minutos de thrash de la vieja guardia. Muy buen comienzo. Después de cuadrar el sonido, Firewings inició el toque con un blues muy sugestivo. La primera canción fue “Just a Game”, tema de su sencillo, tal vez el más conocido para el público. Cerca de 65 descargó el grupo el metal melódico, subgénero que poco a poco gana más adeptos.

Perpetual Witness cuadró su sonido y tocaron bastante bien. Se nota la experiencia del grupo, su sonido cada día está más compacto y más crudo, pues ya no utilizan teclados. Escuchamos buenos temas, además del ya reconocido discurso de Jacobo, guitarrista-vocalista del grupo, sobre la necesidad de apoyo para las bandas nacionales.

Lo curioso fue que no tocaron “Goodbye my Friend”, balada dedicada a un amigo del grupo que ya no está en este mundo. La versión de “Holy Wars” de Megadeth sonó bien. 75 minutos descargó el Testigo Perpetuo.

Antes de terminar la presentación de Perpetual Witness, se fue la luz. Por fortuna fueron sólo tres minutos de oscuridad total.

Neurosis a través de sus 19 años de vida ha demostrado sobradamente que son pilares fundamentales del metal colombiano. Esta vez ante su público (ya para ese momento mal contados eran 300 fanáticos), lo confirmó. “Involución”, inició la descarga, de ahí en adelante un repaso al inventario musical del grupo y temas del “Subversivos Espirituales”, la producción más reciente de la banda liderada por el señor Mackenzie y en las voces Diego Melo, una poderosa garganta que encaja muy bien en Neurosis versión 2006.

100 minutos duró la presentación del grupo, el final no pudo ser mejor: Una pesadísima versión del “Am I Evil”, célebre por la versión de Metallica y remataron el concierto con “Verdum 1916”, canción que desde el comienzo del toque de Neurosis el público exigió.

Rara vez se reúnen en un mismo evento bandas tan diferentes, el experimento resultó positivo. La organización estuvo a cargo de Alto Voltaje, un nuevo estudio de grabación que ciertamente pasó la prueba, esperamos que sigan creyendo en el metal nacional.