WHITESNAKE - WHITESNAKE


Por : Roger Ospina

 

Whitesnake       Whitesnake

Año:                   1987

Sello:                 Geffen Records

Duración:           53:02

 

Intenso

Gran parte de los fanáticos de Whitesnake consideran que este es el mejor álbum de la banda. Y es que realmente se convirtió en su apogeo a nivel comercial, tanto que hoy en día muchas de sus canciones son primordiales en la radio de rock clásico. De hecho cuando este trabajo salió a finales de los 80, fue una bofetada de rock duro en comparación con cierta música que sonaba en la radio en ese momento.

 

Cabe resaltar que desde la formación de Whitesnake David Coverdale siempre se ha acompañado de grandes músicos de respaldo. Y este trabajo en particular presentó una de las mejores alineaciones de la banda con John Sykes  en la guitarra (Thin Lizzy, Blue Murder), Neil Murray en el bajo (Black Sabbath, Coliseum II, National Health) y Aynsley Dunbar en la batería (Frank Zappa, Journey, Jefferson Starship).

 

Con un increíble dominio de la guitarra John Sykes arranca el álbum con “Crying In The Rain” junto con todo el poder de la cruda voz de Coverdale, que explota en un ritmo brutal lleno de riffs. Toda una declaración de apertura.

 

“Still Of The Night” fue posiblemente la canción más grande en 1987,  hoy convertida en todo un clásico. Una obra maestra absoluta del rock duro. Riffs con un increíble poder y alcance además de Coverdale con toda su fuerza, un coro pegadizo y otro fenomenal solo de Sykes, todos los ingredientes combinados para forjar uno de los mejores momentos en la historia del hard rock.

 

Con “Here I Go Again” y la bella “Is This Love”, Whitesnake obtuvo dos de los éxitos más vendidos de ese año. Estas dos canciones también mostraron el lado más sensible del sonido de la banda, demostrando que podían cubrir todas las bases y hacerlo con facilidad.

  

“Give Me All Your Love”, “Bad Boys”,”Don’t Turn Away”  “Straight For The Heart”, “Children Of The Night”, todas canciones de rock duro y dinámico que hicieron que el chicle y el exceso de algunos grupos pareciera tonto e inútil.

 

En síntesis, este álbum es uno de los álbumes de rock definitivos de todos los tiempos. La música es emotiva e interpretada con intensa pasión a través de la voz de Dave Coverdale que aquí está en su mejor forma. Si, por casualidad, alguno de ustedes se perdió este álbum cuando salió, háganse un favor y descúbralo y prepárese para un viaje increíble.

 

Whitesnake - Still of the Night (1987)