Cannibal Corpse en Bogotá: SANGRE, SUDOR Y METAL


Por: Javier Barrero
A la tercera va la vencida. Completamente cierto, después de haber tocado dos veces en Bogotá con algunas dificultades, la máquina de Death Metal de Buffalo Cannibal Corpse en esta tercera oportunidad demostró por qué son considerados los reyes del subgénero. El Teatro Metropol fue testigo de la demostración de poder de la banda de Webster y Mazurkiewicz, únicos miembros originales que desde 1989 vienen azotando las mentes de los metalmaniacos alrededor del mundo con su música llena de sangre, muerte, gore y violencia.
Para esta ocasión Threshold End, el grupo liderado por David Colorado fue la encargada de abrir el concierto. Threshold End pasó de tocar Metal Melódico a tocar Death Metal. Un cambio que mucha gente aún no asimila y que no todos aceptan. Sin embargo, el grupo hizo lo necesario para calentar a los asistentes.
La demora fue eterna. Más de media hora para ver sobre el escenario a uno de los grupos que ha escrito la historia del Metal extremo en el mundo. Detrás de la batería Paul Mazurkiewicz, en las guitarras Pat O’Brien y Rob Barret, en el bajo Alex Webster y en la garganta George Fischer ‘Corpsegrinder’, sin duda alguna, una de las más poderosas cuerdas vocales del planeta.   
El sonido en las primeras canciones atentó contra las buenas intenciones del grupo, con el paso de las canciones fue mejorando al punto de poder escuchar claramente cada una de las guitarras, el bajo y la batería.

Difícil tarea ha de tener el grupo a la hora de escoger material para cada gira. Esta vez vinieron a presentar material de su más reciente producción EVISCERATION PLAGUE, aunque este año editaron ROTTEN SACRIFICE CEREMONY, una compilación con temas clásicos.
Cada uno de los temas sonaba brutalmente asesino, recuerdo especialmente “I Cum Blood”, “I Will Kill You”, “Hammer Smashed Face”, “Pit of Zombies”, “A Skull Full of Maggots”. Ya habían descargado más de una hora cuando ‘Corpsegrinder’ advirtió que la próxima sería la última canción de la noche. Caras tristes. Luego dijo “Remember what i said…I lie”, remató con un tema del EVISCERATION PLAGUE, ese si fue el final de un gran concierto cuyo único lunar volvió a ser el grupo de desadaptados que irrumpió en el teatro a la fuerza, atentando contra el evento y poniendo en riesgo la vida de quienes realmente apoyan comprando la entrada, pues la logística encargada del evento no tuvo más remedio que recurrir al gas para detener a la horda, sin medir las posibles consecuencias. Para la próxima más atención con esto.
La organización, Morrocoy Studio, cumplió al traer a una de las leyendas del Metal en el mundo. Faltó apoyo. Algo que se está repitiendo con mucha frecuencia. Para los seguidores del Metal Extremo la próxima cita es con Nile, Metal Extremo practicado con una técnica única.