Últimas noticias

La Introspección sonora de Mar de grises


Por: Ana María Barajas/ Corresponsal Internacional

Para aquellos conocedores del Doom y el Ambient el nombre de Mar de Grises no es para nada ignorado.  Esta agrupación chilena, reconocida en la escena internacional con el respaldo de Firebox de Finlandia, tiene entre sus haberes dos trabajos discográficos muy bien recibidos por la crítica y la audiencia internacional y dos exitosas giras Europeas.
Su música, un paisaje sonoro que lleva al oyente a lugares habitados por sus propias emociones, es una propuesta que sin duda habla de la lucidez y la madurez musical de estos cinco músicos, lo que los ha llevado a cruzar océanos y alternar en tierras europeas con agrupaciones tan importantes como Dark Tranquility, Brujería, Enslaved, Impaled Nazarene entre otros.

El fortín del Caballero estuvo en Santiago con Sergio, Alejandro, Rodrigo y Juan, cuatro de los cinco miembros de esta agrupación chilena, quienes compartieron sus experiencias e impresiones personales del camino que han recorrido.  
AM: Señores de Mar de Grises, es un placer tenerlos por primera vez en El Fortín del Caballero.  Hablemos un poco sobre el comienzo de la banda, ¿cuándo y cómo surge Mar de Grises?
MDG: Mar de grises se formó en los años 2000- 2001 y básicamente fue una reunión de compañeros de la universidad que tenían música afín y empezaron a juntarse y crear música.  Los fundadores son Rodrigo Morris, Rodrigo Gálvez y Marcelo Rodríguez que ya no está.  Después entró Alejandro Arce y después entré yo (Sergio Álvarez), ahí empezamos como un quinteto donde Marcelo Rodríguez era el tecladista y el vocalista, con esa formación sacamos el primer disco y en 2005 hicimos la gira a Europa. Marcelo Rodríguez cuando llegamos de la gira se fue y quedamos sin vocalista y sin tecladista porque él cumplía las dos funciones.  Después de eso estuvimos un tiempo con dos personas una que cantaba y otra que hacía los teclados, en esa época eran 6 integrantes y en el año 2006 contactamos a Juan Escobar para que se uniera a la banda.

AM: ¿Es posible hablar de Mar de Grises como un concepto en términos musicales?
MDG: Creo que aunque tal vez se percibe afuera como un concepto nosotros somos bien libres en ese sentido, incluso con la interpretación del nombre, para cada uno significa cosas distintas y bueno esa es la idea, que sea de interpretación libre.  Aunque coincidimos en hacer una música que tenga ciertos tintes emocionales tal vez un poco mas definido, pero siempre hemos sido libres en presentar y en interpretar las cosas de la manera que la gente quiera y que nosotros queramos. 

AM: ¿Cómo se da todo el proceso de composición al interior de la banda?
MDG: Por el ritmo de vida que tiene cada uno, actividades trabajo, estudio, etc. es un poco más difícil reunirnos para componer.  Básicamente Juan y Rodrigo componen en su casa con la tecnología a su alcance, programas de música, entonces hacen la maqueta y en la sala de ensayo vamos complementando y hacemos que cada composición vaya creciendo de manera gradual y natural. 

AM: Ustedes ya tienen en su haber dos trabajos discográficos, que los han llevado al reconocimiento internacional, "The Tatterdemalion Express" y "Draining the Waterheart" ¿Cuál ha sido su experiencia en la producción de estos dos trabajos, cómo se ha conectado todo eso con los logros y el reconocimiento obtenidos con su música especialmente en Europa?

MDG: Cuando hicimos el primer disco, nosotros tuvimos que hacer de productores siendo que no somos productores y menos sabíamos en ese momento, así que para ser honestos el proceso de los discos no ha sido muy agradable para nosotros. Para nuestros discos anteriores trabajamos con un ingeniero que aportaba en cuestiones de grabación y algo de producción, pero digamos que la producción artística había sido totalmente de nosotros. En el segundo álbum, aunque sabíamos más también tuvimos algunas faltas, las dos veces grabamos con la misma persona y las dos veces tuvimos los mismos problemas, él no tenía el tiempo suficiente para trabajar, las cosas se alargaban y nosotros queríamos tener los resultados pronto.
Nuestra experiencia con la producción y grabación y el complemento con lo que ha sido viajar a Europa y todo eso, yo creo que ha sido como una contraposición. Para nosotros las cosas se dieron, enviamos nuestro material, conseguimos contrato con un sello y luego, el problema fue, ¿dónde grabamos? ¿Qué estudio? ¿Tiene prestigio en el género? No, no hay porque es algo nuevo aquí, en Chile no ha habido una escuela de producción de este género como sí la hay en Europa. Hemos tenido que tomar decisiones rápidas, en algunas cosas no han sido las mejores, producto de la inexperiencia tanto de nosotros como de la escena que nos rodea.  Hay un camino que hemos recorrido, dos trabajos, dos giras por Europa y no nos hemos dado cuenta, quizás no hemos estado conscientes de lo que hemos recorrido en el momento preciso, todo ha sido con ese factor exploración. 

AM: Y para este tercer trabajo que ya viene en camino, ¿cómo han decidido trabajar, luego de las experiencias previas?
MDG: Estamos viendo otras opciones, vamos a cambiar la cuestión. Precisamente por la experiencia que tuvimos de trabajar con un ingeniero y no con un productor decidimos buscar un productor y desligarnos un poco de ese trabajo que es bastante agotador.

AM: Ustedes han tenido la gran oportunidad de estar respaldados por un sello europeo como lo es Firebox de Finlandia.  ¿Cómo ha sido trabajar con ellos? 
MDG: Cuando decidimos promover el demo el primer paso fue mandar a diferentes sellos, finalmente se interesó Firebox y nos propuso un contrato, nos financiaron el disco, se preocuparon por la distribución y para nosotros ha sido un lujo que alguien te esté financiando sacar un disco.  Aunque el sello está en Finlandia y puede ser un poco lento trabajar con ellos por el contacto e incluso por los horarios, no podemos decir nada malo porque se han portado muy bien con nosotros.  
Ellos entienden que las cosas son distintas acá en chile y nos dan cierta flexibilidad.  Las relaciones han sido siempre buenas, de hecho ha sido idea de ellos haber sacado nuestro segundo disco “draining the waterheart” en versión digipack, con un disco extra, y que es una versión que no es muy común verla y que a nosotros nos gustó mucho.  De hecho el sello cuando fuimos la segunda vez organizó un festival porque íbamos nosotros y tocó Dark Tranquility, Ensalved y un montón de bandas que nosotros admiramos.
Para nosotros ha sido muy importante ser una banda que viniendo de tan lejos participa activamente en el mercado del metal europeo, circulando en términos de distribución de disco ahí mismo, donde están la mayoría de la bandas.

AM: Rodrigo, tú que has estado desde los comienzos de Mar de Grises, ¿siempre pensaron en presentar la propuesta en inglés?
MDG: Si, cuando se estaba armando la banda esa decisión la discutimos bastante.  Al principio por ejemplo cuando yo hablaba con Marcelo cuando recién nos conocimos, él decía que le gustaba el inglés más por una cosa de estética, por una cosa de fraseo y claro, tiene razón dentro del estilo, pero a mí me gustaba en español y además  las cosas que tenemos en español personalmente me gustan muchísimo como han quedado, pero se prefirió el inglés, igual el primer disco está mitad y mitad, en inglés y en español. Pero ahora igual las cosas van cambiando porque como está inserto en el mercado europeo, los sellos te recomiendan que ojalá que sea en ingles porque el mercado está allá.

AM: El nombre de la banda, el hecho de que sea en español dice mucho de donde proviene la banda y me imagino que les da mucho más reconocimiento, cuando están afuera... Uno podría asociar el nombre y los sonidos de su música con una atmósfera específica…
MDG: Si, llama la atención el nombre en español, siempre nos preguntan qué significa y todo.  Y además es raro porque las características de la música que hacemos la mayoría le adjudica términos como depresivos y todo eso pero siempre he estado en contra de eso (Alejandro), más que depresión yo diría que tiene que ver con introspección. Yo creo que en el fondo es una música introspectiva, atmosférica y te invita a reflexionar y usualmente cuando uno hace una introspección y se va hacia adentro se encuentra de pronto con cosas que no le gustan y es natural porque usualmente este tipo de cosas uno las tiene ahí escondidas.  Entonces por ahí coincide un poco con el hecho que se considere depresivo,  pero yo considero que ninguno de nosotros se considera una persona depresiva la mayoría del tiempo.
AM: ¿Cómo fue la experiencia de estas dos giras en Europa?
MDG: Increíble, dejando de lado que es una gira, viajar es increíble y viajar tocando es cien veces eso. Es el sueño hecho realidad, cuando se han logrado esos dos proyectos es como sentirse realizado, una de las tantas cosas por las que uno lucha es por lograr esto. La primera vez que fuimos donde lo más grande que tocamos fue el Doom Shall Rise, fue muy importante para nosotros e incluso para la gente de allá también, pero la segunda gira ahora fue un poquito más grande, haber tocado en el Firebox metalfest y en el Barroselas Metalfest, girar con Saturno de Chile y ver bandas que a nosotros nos gustan, osea estar en escenario con las bandas con las que crecimos y conocer a gente de bandas de las que uno es fan, por lo menos yo (Rodrigo) me he sentido realizado.  
Yo amo Chile (Alejandro) y me encantaría que ese reconocimiento que hemos logrado mas afuera que acá incluso, pudiésemos palparlo acá en Chile y en Latinoamérica me encantaría eso, pero fuera de eso, es en Europa y ha sido increíble, el hecho de viajar como decía Rodrigo, empaparse de otras culturas, conocer, crecer en ese término es una experiencia positiva como la veas. De las historias buenas que nos pasaron en Europa, fue saber de gente que había manejado por horas desde otros países para vernos a nosotros y nos transmitían que lo que estábamos haciendo era importante para ellos en sus vidas. Igual nos ha pasado eso acá también y para nosotros es un honor, pero estar en otro continente y que pase algo parecido es como un regalo.

AM: Ya que ustedes estuvieron en contacto con la escena europea, y tuvieron la posibilidad de hablar con los músicos y saber de su experiencia, ¿qué cosas que vieron allá se podrían aplicar para la escena del metal en Chile y en Latinoamérica?
MDG: (Alejandro) Creo que hay muchas cosas que no se pueden aplicar porque corresponden a una realidad social muy diferente, tal vez habrá algunos casos puntuales de personajes que pueden hacer cosas que hacen los músicos allá.  
Cuando estuvimos con el cónsul de Chile en Finlandia nos contaba cómo es la realidad allá y nos contó que la mayoría de la gente allá trabaja hasta las dos o tres de la tarde y después salen y hacen su vida, se van a tomar o a tocar, no hay pobreza, se compran instrumentos de alta calidad, todos los locales son de buena calidad, tienen plata para irse de gira aunque en todo caso lo común es que las giras generen plata y no tengan que pagar de sus bolsillos, incluso nosotros así lo hicimos y nos dimos cuenta que pudimos estar de gira y no gastar plata de nosotros. 
Acá en cambio, vamos a organizar tocatas y hay muy pocos locales, por ende saben que tienen el monopolio y por ende los tratos que te proponen son muy malos.  Siempre todo es complicado, lento, y eso tiene una raíz social, porque si la entrada está muy cara la gente no la paga, entonces tu tienes que hacer algo a un precio decente para que la gente pueda ir pero eso no te alcanza para hacer el mejor show posible entonces es un círculo vicioso en el que las cosas no funcionan como debiesen funcionar para el público ni para los músicos.  
En Europa occidental ese problema no existe, hay un detalle específico, existe la concepción general de que el local en donde vas a tocar te paga y si no va la gente que se esperaba y el local no gana dinero, en todo caso te pagan.  Nosotros lo vimos en la primera gira, en un local fue poca gente en Alemania un domingo en la tarde fue poca gente y no ganaron dinero, pero el trato era que nos iban a pagar e igual nos pagaron.  Hay un respeto pro el publico que proviene de una base social que es distinta, acá no, si sucede lo mismo lo primero que te van a decir es “ah no me trajeron gente, no te pago nada” entonces esa es la cuestión.
Pero además de la situación social también hay una cosa de actitud, la actitud del alemán por ejemplo es distinta, son ordenados, si quieren hacer algo lo planean y lo van a hacer, pero la gente acá en Chile no es así.  Es difícil, pero hay que ser optimistas a ver si la cosa empieza a cambiar para lo mejor.

AM: Bueno, pero yo creo que el hecho de que existan bandas como ustedes que ya han tenido la experiencia de mostrar su trabajo es un primer paso.
MDG: Claro, es un intercambio de pensamiento que yo creo que ha influido bastante para que podamos ir cambiando y creciendo como latinoamericanos y como chilenos.

AM: Juan, ¿cómo ha sido el encuentro de ustedes con los críticos y los especialistas del tema en Europa, cómo ha sido la respuesta de los medios a que ustedes sean de Latinoamérica?
MDG: Tal vez la gente habla de Latinoamérica y se imagina música folclórica o algo así pero desde hace mucho tiempo que las comunicaciones son tan amplias que esa ya no es mas la realidad, si bien cada tierra tiene sus raíces folclóricas ya no hay mas fronteras, en el fondo ha contribuido a que la gente se vaya enterando de que hay más opciones, que un determinado estilo musical no proviene sólo de un lugar.  En más de un review han dicho “suenan como una banda finlandesa”, entiendo de donde viene esa impresión, pero a veces me molesta un poco  porque hay un dejo de ignorancia y a estas alturas ya no hay excusa, considero que si vas a trabajar en un medio y vas a trabajar en eso un reconocimiento de que somos de Chile.  Pero de a pocos eso se está cambiando.

AM: Finalmente, ¿qué mensaje quisieran transmitirle al público y a las bandas en Colombia y en Latinoamérica en general?
MDG: Nosotros vamos a cumplir 10 años de estar luchando con esta cuestión, cuando uno lucha por las cosas en algún momento suceden y hay una cosa de constancia, fuerza interna, ser medio obstinado, medio porfiado, medio irresponsable a veces.  
Pero dejando de lado el camino tortuoso, el punto final es grato e irrepetible y no toda la gente lo puede tener. Y yo creo que esas son las cosas que nos impulsan, pro ejemplo los comentarios de la gente que a veces nos hace saber que nuestra música es realmente parte de sus vidas, creo que hay una responsabilidad también como humanos, que tal vez naciste para hacer alguna cosa en específico, sin sonar tan metafísico pero yo creo que hay que hacer lo que uno tiene que hacer.  Cuando uno trabaja en grupo con banda y todo lo principal es que todos tengan un objetivo en común, eso hace que uno pueda ponerse metas e irlas cumpliendo y la satisfacción es tremenda. 
Quisiera decirle a la gente que tiene una banda que en Latinoamérica que acá es mas difícil que allá, por recursos, por problemas sociales, etc. entonces cuando las cosas se van logrando desde acá demostrás mas una maestría no sólo musical sino personal que yo creo que se percibe, esa fuerza y energía se percibe en la música.  Además cuando encuentras una sintonía que no puedes explicar con personas, que se manifiesta cuando uno está tocando, eso ya es un porcentaje de camino mucho más amplio de lo que uno cree que ya está recorrido, lo que sigue después es entregarse a esa sintonía natural, el resto ocurre.