MORBID MACABRE “HELL AND DAMNATION” AUTOPRODUCIDO 2009.


Un excelente presente para la escena nacional. Esa frase podría resumir este “Hell and Damnation”, primer trabajo en solitario del vocalista de la leyenda nacional Masacre. Lo cual no significa que el grupo haya terminado labores, por supuesto. El cd acaba de salir al mercado.

Desde hace algún tiempo rondaba por la cabeza de Trapeator la idea de grabar estos temas. Se trata de un recorrido por lo que él mismo llama South American Old School Death Metal a través de ochos temas más una intro más una versión muy bien lograda de Aullido Sepulcral de los antioqueños Astaroth, una de las bandas pioneras del metal por esos lados.

La intro del cd, Morbid, es una especie de ceremonia en la que se escuchan llantos de niños y algunas invocaciones a cargo de un siniestro personaje. Blasphemy Religious nos da una aproximación a lo que Oquendo persigue con esta producción: Rendirle tributo al viejo metal, ese que nunca morirá y que muchos extrañamos, sin duda él más que muchos, pues hizo parte de ese cuento. En Medellín etiquetaron este tipo de música como Ultra Metal. Bark Of Death continúa con la lección. La batería simplemente aplasta y acaba con todo intento de hallarle armonías melódicas y dulces para darle paso a un Metal contundente sin concesiones en el que la voz de Trapeator, contraria a la que normalmente vomita en Masacre, suena cruda, rasgada, poco gutural y directa. The Truth Of Your Lies no da tregua. Pray You Damned por la misma línea. Your Fucking Church no necesita mayores explicaciones. Inquisidor, el único tema propio en español que aparece en el cd. Confessed Sinner es una clara muestra de lo que es Ultra Metal, al final del tema una sacerdotisa absuelve al Pecador Confeso. Cierra este “Hell and Damnation” el tributo a los desaparecidos Astaroth Aullido Sepulcral, simplemente alucinante.

Las letras, como ha sido costumbre en Alex, son cuestionamientos directos a los dogmas que quieren imponer las iglesias, sobre todo la católica, compuesta en su mayoría por seres llenos de mentiras que sólo buscan escudarse tras sus ropajes para delinquir poniendo como testigo a un dios que ni ellos mismos son conscientes de que existe.

La producción del disco estuvo a cargo del propio Trapeator. En la parte de grabación contó con la valiosa colaboración de dos de sus compañeros de batalla en Masacre: Álvaro Álvarez grabó la guitarra rítmica y el bajo mientras que Jorge Londoño se encargó de los punteos. La batería fue secuenciada, pues inicialmente Alex tenía en mente que fuera su amigo Víctor Gallego quien la hiciera. Víctor ya no hace parte de esta encarnación.

“ESTE TRABAJO ESTÁ ENTERAMENTE DEDICADO A MI AMIGO Y HERMANO VÍCTOR GALLEGO”

La portada la hizo el mismo Oquendo. El diseño gráfico estuvo a cargo de Juan Diego Restrepo. La ingeniería de sonido, Álvaro Álvarez con la colaboración de Mauricio Valencia. Sin reproche. Buen sonido, buena mezcla, excelente cd que una vez más demuestra que la vieja escuela del Metal no morirá, así muchos rueguen por eso.