Inquisition en vivo: CULTO HIPNÓTICO Y HERÉTICO


Entramos al culto. Aproximadamente 600 almas lo hicimos. Esta vez fue en el Cine Bar Lumiere, en plena zona rosa de Bogotá. No importa, queríamos ver a Jason y a Dagon tocando, eso era todo.
Después de haber tocado en Cúcuta y Pereira, como parte de su Latin American Tour 2008, Inquisition hacía escala en la capital para presentarse ante el público más exigente del país. Esta vez la organización creó una especie de concurso para escoger el telonero del grupo. El anterior concierto lo hicieron con Reencarnación.

Después de unos días se supo que en lugar de un telonero serían dos. Fueron War Generation 666 (WG 666) y Bestialized.
La primera, abrió el show pasadas las 5 de la tarde. Black Metal contundente, el sitio estaba en un 70% de su aforo para ese momento, durante media hora WG 666 calentó el ambiente. El escenario apenas dejaba ver las sombras de estos guerreros. Pasaron unos minutos y en el escenario estaba Bestialized. Le hacen honor a su nombre, totalmente brutal este grupo. Su música es sencillamente aplastante. Un par de temas nuevos y la descarga de varios incluidos en “Annihilating the Judeo Christian Generations”. Ya sólo faltaba el culto colombo-americano.
Esta vez no fueron pocos minutos, la espera se hizo eterna para las almas que venían a rendir honores a los inquisidores. Apareció en tarima la figura de Incubus, tomó posesión de su trono en forma de batería, un par de minutos después Dagon, un verdadero herético que no olvida a Colombia.
Empezó la hipnosis. Un par de temas para saludar a los oferentes. Dagon. Una bandera de Colombia llegó a manos del hereje. Himnos de blasfemia uno tras otro. Entre uno de ellos, decía Jason “Metal hipnótico…” “Cada día aman más al hp diablo…”, temas del “Magnificient Glorification of Lucifer” y del “Invoking the Majestic Throne of Satan” llenaron aún más de oscuridad la densa atmósfera del culto.
Cerca de 80 minutos de rituales, blasfemias y cantos heréticos que dejaron sin aliento y con el cuello adolorido a más de uno. Una auténtica invocación a la oscuridad. Sonido, sin problemas. Una nueva oportunidad de sentir el gélido canto de un culto hipnótico y herético.

Javier Barrero
lemuroculto@yahoo.es