RICARDO, “CAMELLO”, “EL CALVO” EL CONTACTO DE LA 19


Por: Javier Barrero Salazar. Especial para Espectros www.fortindelcaballero.com


Ricardo Romero Castillo tal vez sea uno de los personajes más reconocidos de la escena rockera bogotana. ¿Quién no lo ha visto poguear, negociar música o distribuir publicidad de conciertos?

El nombre puede sonar raro para muchos, tal vez si se nombra como “camello” o “el calvo de la 19”, la cosa cambia. Muy pocas personas lo conocen por su nombre, sin embargo, a él no le molesta, incluso se siente mejor si lo llaman por “camello” o “el calvo”.

Hace parte del rock bogotano (¿por qué no nacional?) Desde tiempos inmemoriales Romero recuerda sus inicios y sus primeros contactos con el rock. “Empecé escuchando Radio Tequendama y Radio Fantasía, pura vieja guardia”, incluso trató de montar su banda (con más ganas que técnica), con unos amigos creó “Trauma”. En la banda hacía las veces de batero, las ganas le duraron dos años. Ya por esa época las casetas de la 19 se habían convertido en el epicentro del rock bogotano. Quien quisiera conseguir tal o cual banda, tenía que ir a la 19, bien para comprar los cassettes o discos, bien para que se los grabaran.

Los conciertos no abundaban, sin embargo, “El calvo” se las arreglaba para estar en todos, de hecho, se hizo parte importante de la movida pues además de ser un asistente fijo, repartía las fotocopias que servían como publicidad de los toques. Da la impresión que sólo escuchaba punk, pero sus gustos van más por el lado del thrash ochentero y la vieja guardia. Al punk llegó impactado después de ver y escuchar la película de Víctor Gaviria “Rodrigo D no futuro”, una cruda visión de la realidad de la comuna nororiental de Medellín. Bandas como Mutantes, Mierda y Pene calaron bastante en Romero que también hacía las veces de profesor de educación física.

Pudo más la música que las clases. Se dedicó a “camellar” con el rock; vendía, grababa y repartía publicidad todo en la calle 19.

Desde eso han pasado 15 años, tiempo en el cual ha tenido la oportunidad de ir a grandes toques: el primero de ellos, Barón Rojo en 1986, de ahí en adelante ha visto en vivo muchas bandas internacionales. A él es fácil ubicarlo. En las tardes la 19 es su zona de trabajo, desde la malla de la séptima hasta vía libre.

Si quiere saber que concierto viene o necesita negociar música, haga la fácil: Busque al Camello, seguro que si no la tiene, se la consigue.

Ricardo “Camello” o “El calvo”, uno de los personajes más reconocidos de la 19.

Donde haya un concierto de rock, seguro se encontrará con él.