EL DIABLO EN BICICLETA (Editorial Mayo 2007)


Parece que no hubiese sonreído alguna vez. Sospecho que pocas veces lo hizo. Tenía sus razones. Al indagar un poco sobre el producto literario de este apátrida, se nota que tuvo pocos motivos para hacerlo.
En libros como “Ese Maldito Yo”, “Brevario de Podredumbre”, “Silogismos de la Amargura”, “Del Inconveniente de Haber Nacido” por citar apenas unos, la palabra felicidad no encuentra cabida. Todos sus aforismos son lanzas directas a la razón, cargadas de tal cantidad de veneno en forma de dogmas que hasta los más progresistas le llegaron a temer. Este pequeño editorial es un reconocimiento a uno de los mejores escritores que han pisado la tierra.
Decir que Emil Cioran era rumano, puede resultar falso. El escritor nunca se reconoció como tal, así su acta de nacimiento lo certificase. Cuando pudo, marchó a París, adoptó el idioma francés como propio y empezó a vomitar su ira, odio y amargura por la humanidad, daba largos paseos en bicicleta, los disfrutaba, pues veía en ellos una manera válida de evitar socializar con la gente. Gran truco.
“Cometer cualquier pecado, salvo el de ser padre”, sentencia en uno de sus aforismos. En este delata su aversión hacia el género humano, en particular al acto de ser progenitor, a tal punto de elevarlo a pecado, siendo él tan creyente como los impíos más radicales.
Si era tan radical, ¿Cómo llegó a trascender? Trascendió porque siempre fue consecuente consigo mismo: hacía lo que pensaba y decía, sin temor de ofender a cualquiera, todo lo contrario: vomitaba su rencor con macabro placer.
Muchos, sin siquiera saberlo, hemos adoptado partes de la doctrina cioranesca, la gracia está en reconocerlo, si no lo hemos hecho es porque no somos capaces de reconocer cuán reales podemos llegar a ser. El ser real choca contra el ser imaginario. Lo importante no es ser sino aparentar, dicen por ahí…
Cualquier manifestación sincera dentro del arte, trae una pequeña inspiración de personajes como este, como Nietzche o como cualquier otro tipo de existencialista.
Si no ha tenido la oportunidad de leer algo de Emil Cioran, se está perdiendo de mucho. Créalo.

lemuroculto@yahoo.es