LAS HEROÍNAS DEL FORTÍN


Es innegable el valor que tiene la mujer dentro del ámbito del rock. Además de su belleza e inteligencia aportan ese espíritu guerrero para sacar adelante nobles proyectos. EL FORTÍN DEL CABALLERO NEGRO reconoce la tarea de Ana María Barajas, vocalista de la agrupación NOVA ORBIS, al frente de Alianza Gótica, un grupo que cada día se fortalece más con la unión de las bandas del movimiento rock gótico. Junto a Hugo Díaz, vocalista de IMPROMTUS AD MORTEM realizan una extraordinaria labor que se constituye en un ejemplo para los demás géneros y subgéneros del rock nacional.

Además de Ana María otras cuatro mujeres le siguen en la lista como ejemplo de belleza, tenacidad y talento.

Ellas son:

Karen Castiblanco (Soprano Voice). Banda: TEARS OF MOONLIGHT.
Catalina Arredondo. (Soprano). Banda: SATHIRIA.
María José Camargo. Voz limpia y gutural. Banda: FRACTAL FLESH.
Carolina Portela. Guitarrista Banda heavy metal HIGHWAY y banda VIOLENT DREAMS.
UN ANTICIPO DEL CONCIERTO ALIANZA GÓTICA

Si algo garantiza el éxito de un evento, además de los participantes, es la logística. Este segundo concierto organizado por Alianza Gótica dejó un muy buen sabor en quienes asistimos. Por todo: publicidad, sonido, ambiente, logística y un buen sitio, a pesar de que en ese bar regularmente se escucha otro tipo de música.

Cuando se trabaja en conjunto seriamente, es posible que los resultados de ese esfuerzo no sean los mejores, sin embargo, la alianza cultural y artística de este colectivo en sus dos propuestas ha dejado claro que es un grupo de personas serias, comprometidas con su causa. De eso no quepa la menor duda.

Mención aparte la asistencia. Infortunadamente en una escena tan variopinta como la bogotana en la que la oferta de conciertos es tan amplia como irregular, muchas veces en detrimento de la calidad, el público se pierde en indecisiones generadas por afiches que anuncian bandas de tal o cual subgénero en conciertos que se quedan en las buenas intenciones de los organizadores.

Este no es el caso de Alianza Gótica. Todo el buen trabajo confluyó y quienes gustan de lo gótico, bien sea por el ritmo, la música, las letras o simplemente la estética, hicieron presencia. Estoy casi seguro de que adentro estábamos más de 250 personas. Una cifra importantísima teniendo en cuenta que se trataba de un concierto de bandas locales, por no decir nacionales, ya que los integrantes de Impromtus ad Mortem, de Ibagué, ya están radicados en Bogotá.

Espere todos los detalles del evento en crónica por publicar.